DOSSIER: TOMANDO EL PULSO AL MOVIMIENTO DE HOMBRES POR LA IGUALDAD. AMÉRICA LATINA Y EUROPA.

Se hace camino al andar.

Autor: Hugo Huberman (Argentina)

04_foto-hugo

Hugo Huberman

América Latina hoy está cubierta de organizaciones que tienen como objetivo lograr mayor equidad y no violencia en cada una de las comunidades interculturales con que estamos organizados.

Esto es un logro mínimo plagado de contradicciones fuertes. En mi país (Argentina), por ejemplo, el mes pasado se realizó el Encuentro de varones antipatriarcales (ver la nota de Jhonny en esta misma revista). Este mes hace unos días 70000 mujeres se hicieron multitud en Rosario, durante el Encuentro Nacional de Mujeres. Estos dos Encuentros únicos en nuestra Argentina y Latinoamérica crecen año a año.

#Ni una menos ya lleva dos ediciones como campaña global por la violencia hacia mujeres con alto impacto en nuestra población.

Hace unos días la legislatura de la ciudad de Buenos Aires aprobó la ley de paridad en todos los cargos electivos. Es un gran adelanto.

Sin embargo, los feminicidios siguen sucediendo a razón de uno por día.

Esta realidad pone en jaque a toda nuestra cultura. Se trata de un matadero sin fin, que hace parecer nulos nuestros posibles avances como activistas y hombres igualitarios.

Desde la Alianza Men Engage, hemos presentado evidencias importantes para tomarlas en cuenta: las reflexiones a partir de los estudios IMAGES1 para Brasil, México y Chile, comprendiendo el ejercicio de violencia de los hombres hacia las mujeres. Este año sumamos otro documento2, sobre la incorporación de los hombres en las políticas públicas de prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas. Pueden bajarse de www.eme.cl los tres.

Estas evidencias nos permiten generar intervenciones desde ellas, sabiendo cómo funcionan las percepciones masculinas y femeninas frente a las violencias y desigualdades en que vivimos todos y todas.

Necesitamos saber más y más sobre lo cotidiano del género y su impacto desgarrador en nuestras comunidades.

El macho y los hombres igualitarios.

La palabra “macho” me sugiere una paradoja: nacemos machos de la especie humana; la cultura es la que nos hace hombres, por ende la palabra macho niega la cultura, la hace pura biología.

Hace un tiempo que digo; un hombre macho está preso de su destino cultural, ese estar preso apresa a sus entornos vitales. Los hombres igualitarios estamos libres de ese destino, recreando nuevas posibilidades para nosotros y nuestros entornos vitales.


Un hombre macho está preso de su destino cultural, ese estar preso apresa a sus entornos vitales. Los hombres igualitarios estamos libres de ese destino, recreando nuevas posibilidades para nosotros y nuestros entornos vitales.


Los procesos de fragmentación social, junto a la presencia de bandas delictivas, vinculadas al narcotráfico, aportan su granito de arena: el riesgo educado en masculino y el uso de armas consolidan un combo perfecto de muerte como verdadero macho.

Hemos crecido en número y redes. Pudimos observar esta realidad en el encuentro de Nueva Delhi de Men Engage en el 2015. En nuestra América Latina han crecido en pocos años, se han desarrollado redes nacionales para involucrar hombres, jóvenes y niños en procesos de equidad y no violencia, a través de diferentes organizaciones en Uruguay, Nicaragua, (casi lleva 25 años) Chile, Brasil. Y en pocos meses Recife será sede del VI Coloquio Hombres y Masculinidades del 2 al 5 de Abril 2017, un evento académico que ya tiene su historia para encontrarnos académicas/os, organizaciones y activistas.

En otros países como el mío, Argentina, son incipientes los grupos focales y los varones (véase la crónica de Jhonny)

04_grupo-con-hugo

Las políticas.

Los países han legislado leyes contra las violencias hacia mujeres, hemos logrado que se afiancen las leyes de garantía, pero las medidas cautelares han servido de poco: Las líneas telefónicas aportan información y acceso a las mujeres a la justicia, pero sin embargo los jueces siguen teniendo miradas muy disímiles y poco hábiles en resguardo de las mujeres.

Las/os familiares de víctimas de feminicidios están organizadas/os, pero con eso no basta. El Estado debe intervenir.

Nuestra tarea es precisa y necesaria:

  • Sumar hombres y organizaciones haciendo incidencia en las áreas de justicia, policías y fuerzas de seguridad junto a las mujeres.

  • Demandar procesos integrales que atiendan a las mujeres en situación de violencia y programas para hombres que ejercen violencia hacia mujeres como un insumo de mayores garantías de una vida sin violencias hacia ellas.

  • Necesitamos Planes integrales de Prevención que incluyan todas las áreas del quehacer comunitario, puesto que la violencia directa es producto de las violencias culturales y estructurales.


 

Nuestra tarea es precisa y necesaria: Sumar hombres y organizaciones haciendo incidencia en las áreas de justicia, policías y fuerzas de seguridad junto a las mujeres. Demandar procesos integrales que atiendan a las mujeres en situación de violencia y programas para hombres que ejercen violencia hacia mujeres Necesitamos Planes integrales de Prevención que incluyan todas las áreas del quehacer comunitario.


Sólo como ejemplos:

  • Brasil tiene el Plan Nacional de Salud masculina, como expresión de política pública demandada por organizaciones sociales.

  • Los equipos de Chile han aportado con asistencia y un manual para padres del programa Empápate, por una paternidad activa.

  • En la Alcaldía de Montevideo (Uruguay) los equipos han colaborado con el Programa para hombres que ejercen violencia.

  • En Bolivia a través del CISTAC con la serie “Sólo para Machos” está generando procesos de alto impacto en las comunidades.

  • Los medios de comunicación aún no muestran hombres igualitarios. Sólo se nombra a los hombres amos de casa como rareza. Debemos generar mayores esfuerzos para tener mayor visibilidad en los medios.

Son pocos ejemplos, algunos, que nos muestran todo el camino que nos falta andar inclusive en los medios.

Estamos andando el camino, sólo eso y no es poco, porque las muertes de mujeres todavía son moneda cotidiana, casi naturalizada. Debemos seguir el camino con esas mochilas a cuestas, tarea pesada, tarea de hombres igualitarios, sin aplausos ni bienvenidas.

1 Barker, G. y Aguayo, F. (coords) (2012) Masculinidades y Políticas de Equidad de Género: Reflexiones a partir de la Encuesta IMAGES y una revisión de políticas en Brasil, Chile y México. Rio de Janeiro: PromundoBarker, G., Aguayo, F. y Correa, P. (2012) Comprendiendo el ejercicio de violencia de los hombres hacia las mujeres. Algunos resultados de la encuesta IMAGES (The InternationalMen and Gender Equality Survey. Rio de Janeiro: Promundo.

2 Aguayo, F., Kimelman, E., Saavedra, P., Kato-Wallace, J. (2016). Hacia la incorporaciónde los hombres en las políticas públicas de prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas. Santiago: EME/CulturaSalud. Washington, D.C.: Promundo-US. Ciudad de Panamá: ONU Mujeres y UNFPA.