DOSSIER: TOMANDO EL PULSO AL MOVIMIENTO DE HOMBRES POR LA IGUALDAD. AMÉRICA LATINA Y EUROPA.

ESPAÑA. PRIMERA PARTE

INTRODUCCIÓN.

Hemos pasado un cuestionario a diversos activistas españoles del movimiento de hombres por la igualdad. Han respondido 15 de ellos.

¿QUIÉNES SON?

Por orden alfabético:

  • 6a_alejoALEJO DURÁN, AHIGE Andalucía. Aracena (Huelva).

.

.

  • 6a_anderANDER BERGARA, técnico de Emakunde-Instituto Vasco de la Mujer y coordinador de Gizonduz.Vitoria-Gasteiz

    .

    .

  • 6a_celso-taboada_lrCELSO TABOADA, Padre, Compañero, Feminista, Psicopedagogo y Agente de Igualdad en el Ayuntamiento de Lalín. Miembro de Homes Galegos pola Igualdade y del MHX=

.

  • 6a_erick-pescadorERICK PESCADOR, CEGM (Centro de Estudios de Género y Masculinidades);
    ACVE (Asociación para la Creación de Vínculos de Equidad). Red de Hombres por la igualdad.

.

  • FRANCHES BELENGUER, Grupo de hombres de Granada. Red de Hombres por la igualdad.franches-belenguer

.

  • 6a_gabriel_lamarthee_lrGABRIEL LAMARTHÉE, miembro de AHIGE Canarias en Tenerife.

.

.

  • Retratos callejeros Hermogenes presidente de Prometeo /HERMÓGENES DOMINGO, grupo “Prometeo” de León. Red de Hombres por la igualdad.

.

.

  • 6a_hilarioHILARIO SÁEZ, Fundación Iniciativa Social, Foro de Hombres por la igualdad, Sevilla.

.

.

  • 6a_joaquim-montanerJOAQUIM MONTANER, Papás blogueros, Foro de hombres por la igualdad. Sevilla.

.

.

  • 6a_jose-angel-lozoya_lrJOSÉ ÁNGEL LOZOYA, Foro de Hombres por la Igualdad. Sevilla.

.

.

  • 6a_juanjo_lrJUANJO COMPAIRÉ, Homes Igualitaris (AHIGE Catalunya), Barcelona.

.

.

  • 6a_julian

    JULIÁN FERNÁNDEZ DE QUERO, AHIGE Castilla La Mancha.

.

.

  • 6a_manuel-buendia_lrMANUEL BUENDÍA, AHIGE Andalucía, Sevilla.

.

.

  • 6a_miguel-lazaroMIGUEL LÁZARO, AHIGE Madrid.

.

.

  • 6a_paco-abril_lrPACO ABRIL, Homes Igualitaris (AHIGE Catalunya).

 

.


 

 

LA SITUACIÓN ACTUAL DE LOS “GRUPOS DE HOMBRES”.

DOSSIER: TOMANDO EL PULSO AL MOVIMIENTO DE HOMBRES POR LA IGUALDAD

1.- Cómo ves la situación actual de los grupos de hombres? Dificultades, avances.

Compilador: Juanjo Compairé.

rotllana

Grupo de hombres.

Esta primera pregunta de nuestro cuestionario se refiere a los “grupos de hombres”, los grupos de reflexión y trabajo personal. Históricamente los “grupos” han sido las canteras más importantes de nuestro movimiento. ¿Sigue siendo esto así?

Las respuestas recibidas apuntan hacia una crisis de estos grupos. Al menos, hacia un estancamiento (Manuel Buendía). Otros, sin embargo, afirman que son pocos, pero más conocidos o con mayor incidencia (Franches Belenguer). Celso Taboada anota que hay una gran diversidad, pero una mayor capacidad de trabajar en red. Hermógenes Domingo tiene una visión un poco más optimista sobre el desarrollo de estos grupos.

Como veremos en otras respuestas, el caso del País Vasco es particular. Anfer Bergara nos habla de la creación de grupos y de su coordinación en la red “Gizon Sarea”. A pesar de ello, él reconoce que esta red está en “stand by”.

¿Por qué esta situación? Quizá se trate de que no hemos trabajado nuestros egos particulares (Celso Taboada). Gabriel Lamarthée (Gabo) ve a veces resistencias a ese trabajo personal inclusive entre los hombres que se proclaman feministas. Quizá se trate de un estancamiento por no querer salir de la “zona de confort” de cada grupo. Porque seguramente, darse a conocer o conectar signifique romper este confort.

Profundizando más en esta diversidad, podemos distinguir entre los cada vez más numerosos grupos terapéuticos (que muchas veces no salen del ámbito personal) y el activismo social, sobre todo de los más jóvenes, que no tienen en cuenta el trabajo personal previo. El reto para nuestro movimiento quizá sea saber dirigirse a ambos tipos de grupos y combinar ambas cosas: la introspección (sin la cual no hay cambio verdadero) y proyección social (Juanjo Compairé, Julián Fernández, Miguel Lázaro, Paco Abril, José Ángel Lozoya). Una alternativa para el futuro de estos grupos es crearlos por afinidades (grupos de padres,de hombres parados, de hombres mayores, etc) (Paco Abril)


Podemos distinguir entre los cada vez más numerosos grupos terapéuticos (que muchas veces no salen del ámbito personal) y el activismo social, sobre todo de los más jóvenes, que no tienen en cuenta el trabajo personal previo. El reto para nuestro movimiento quizá sea saber dirigirse a ambos tipos de grupos y combinar ambas cosas: la introspección (sin la cual no hay cambio verdadero) y proyección social.


Hilario Sáez concluye que, en todo caso, hoy ya los grupos de hombres no son ni el único ni el principal referente para el movimiento. Hay otras vías, como los estudiantes que llegan al movimiento desde los estudios de género o desde los movimientos sociales más comprometidos.

Sin embargo, sobre todo desde AHIGE se insiste en la necesidad de estos grupos y, en todo caso, de la importancia del trabajo personal como punto de partida de nuestro movimiento.



TRANSCRIPCIÓN DE LAS RESPUESTAS POR ORDEN ALFABÉTICO.

ALEJO DURÁN (AHIGE Andalucía):

Los hombres que participan en el movimiento de hombres por la igualdad proceden del mundo académico, de las terapias o de los grupos de hombres. La necesidad de un trabajo personal para deconstruir la masculinidad hegemónica hace que el paso de los hombres por los grupos sea una etapa necesaria y previa para que los mensajes sobre la igualdad sean creíbles. La crisis en la creación y continuidad de los grupos es un hecho que debería hacer reflexionar a los hombres implicados en la igualdad. 

ANDER BERGARA SAUTUA técnico de Emakunde-Instituto Vasco de la Mujer y coordinador de Gizonduz:

Tomando como referencia la Comunidad Autónoma de Euskadi y o señalado en la jornada que el año pasado organizamos en Emakunde sobre los “10 años de la Ley vasca para la igualdad de mujeres y hombres: avance y retos en el trabajo con hombres”, se puede decir que, si comparamos la situación actual con la existente en 2005, se ha producido un incremento significativo de grupos de hombres a favor de la igualdad. Se calcula que existen en la actualidad cerca de 20 grupos de hombres, hay grupos en los tres territorios de la Comunidad (Bizkaia, Gipuzkoa y Álava) y destaca la presencia en Gasteiz de 5 ó 6 grupos impulsados por la asociación On:giz. En general, los grupos existentes en Euskadi son diversos en sus formas de trabajo y en sus planteamientos. Cabe destacar que en esta última década se creó también Gizon Sarea, la Red de hombres por la igualdad del País Vasco, que fue un punto de inflexión de cara a habilitar un espacio de encuentro y de coordinación entre los grupos de hombres. A lo largo de la última década Gizon Sarea ha jugado un papel importante, pero en la actualidad está en “stand by”, tal y como se comentó en la jornada.   

CELSO TABOADA LORENZO, Padre, Compañero, Feminista, Psicopedagogo y Agente de Igualdad en el Ayuntamiento de Lalín. Miembro de Homes Galegos pola Igualdade y del MHX=

Sobrevivimos. Somos pocos, casi los mismos en esta última década y con muchos “egos personales” por trabajar. Los grupos son muy diversos, pero en el mejor de los casos están formados por un número muy reducido de miembros.

Independientemente a través de las redes sociales el conocimiento y el contacto del colectivo es cada vez mayor.

ERICK PESCADOR ALBIACH, CEGM (Centro de Estudios de Género y Masculinidades); ACVE (Asociación para la Creación de Vínculos de Equidad)

Creo que hay menos movimiento de base, se han reducido los grupos de hombres existentes y aunque hay interés a mi no me llega demanda de hombres como antes. El avance es que sabemos mucho mejor qué hacer en ellos y cómo promocionar su creación, pero para eso hace falta un soporte institucional o asociativo fuerte. Por ejemplo, en País Vasco hay grupos nuevos cada año y en el resto del estado, por ejemplo Madrid siguen los mismos que estaban o menos.

FRANCHES BELENGUER, grupo de hombres de Granada, Red de Hombres por la igualdad.

Bueno, supongo que es diversa dependiendo del lugar, los hombres que lo formen, su preparación y voluntad de incidencia tanto en lo personal como en lo social y político, las experiencias etc.

Como dificultades, creo que hay una “conciencia generalizada” de que ya existe la Igualdad y por tanto, al no ser conscientes hombres y mujeres, ya no digamos de l@s jóvenes, no ven necesaria la intervención y análisis de la perspectiva de género y de la socialización diferenciada.

En cuanto avances, aunque sea una vocecita minúscula, se empieza a tener en cuenta y en valor, por sectores feministas que ya entienden que sin la participación de los hombres, va a ser muy difícil mejorar la equidad e igualdad.

GABRIEL LAMARTHÉE, AHIGE Canarias. (Gabo).

Los hombres de AHIGE Canarias somos conscientes de la importancia de este medio de transformación personal (hace ya casi siete años que empezó esta andadura en Gran Canaria y un año y medio que empezamos en Tenerife) los socios canarios nos reunirnos eventualmente al menos una vez al mes y estamos muy contentos.

En Tenerife contamos con un grupo reducido de hombres que también estamos realizando este trabajo personal. Somos hombres que lo tenemos muy claro ya. Para nosotros es un medio imprescindible para seguir dando la batalla en uno mismo y con el mundo ahí fuera…

Encuentro dificultades a la hora de mover al uso de este tipo de herramienta a hombres que dicen ser feministas, incluso que participan en eventos protagonizados por las compañeras de este movimiento, pero que no hacen ni desean encararse a este tipo de dinámica de trabajo personal. Pienso que, a veces, porque lo perciben como algo muy personal y delicado a lo cual no desean exponerse; otras veces, porque desde fuera del grupo de hombres puedan juzgar que pueda ser algo oscuro, e incluso sectario. Otros directamente expresan que ellos no necesitan realizar este tipo de dinámica porque ya han superado el machismo, que es algo que no va con ellos. Me parecen excusas o mecanismos de defensa para no realizar una reflexión personal. Los hombres ya tenemos ganado el entorno, lo público es nuestro elemento, entonces ¿Para qué exponerse a explorar un entorno para el que no se ha preparado? Lo íntimo, lo personal, lo emocional, no son nuestros “campos de batalla”, exponerse a ello es exponerse a ser vulnerables; “si la pantalla en la imagen hacia la galería funciona ¿Para qué hay que hacer un trabajo personal?” Tal vez algunos piensan que es mejor seguir pareciendo, que siendo.

De todos modos los compañeros de AHIGE en Tenerife, Gran Canaria y otros compañeros profeministas de otras islas seguimos insistiendo en la necesidad de realizar este camino de transformación personal y activismo social.

Espero que este año el trabajo personal y el estudio, dentro de mis grupos de hombres, nos mueva a realizar acciones en lo público que remuevan conciencias y todo ello nos empodere más en la vía igualitaria; a seguir batallando desde adentro hacia afuera para que, cada vez más, se unan otros compañeros a este movimiento en el Tenerife conservador, de la Gran Canaria progre y de las demás islas con su propia idiosincrasia.

También espero que seamos más visibles para que los hombres que están buscando herramientas que les ayuden a desaprender la violencia, el machismo, para desarrollarse como ser humano igualitario, nos encuentren y podamos crecer juntos. Entiendo que la presión social llega a ser tan fuerte con los que son personas criticas, que llega a anular inquietudes, obstaculizando potenciales de liberación personal.

Los grupos de hombres para mí son una herramienta para que los hombres profeministas, noviolentos, que hoy somos minoría, nos apoyemos y nos empoderemos para seguir avanzando, creciendo hacia la versión de nosotros mismos libre de violencia machista (en cualquiera de sus intensidades).

HERMÓGENES DOMINGO, grupo “Prometeo” de León, Red de Hombres por la igualdad.

Creo que las organizaciones de hombres por la igualdad (HxI) se han ido extendiendo poco a poco por todo el territorio del país, aunque con ciertas diferencias entre zonas o regiones. Eso lo veo positivo.

Otro avance importante es la articulación del movimiento (o penetración de nuestro enfoque sobre la igualdad) dentro de algunas instituciones oficiales, en el ámbito académico y en algunas organizaciones políticas o sociales.

La principal dificultad que observo es la baja incorporación de jóvenes al movimiento, un problema bastante generalizado en nuestras organizaciones a tenor de los comentarios que he podido compartir con hombres por la igualdad de diversos lugares de España.

HILARIO SÁEZ, Foro de hombres por la igualdad, Sevilla.

Tengo la impresión de que en esta última década los “grupos de hombres” han dejado de ser el único o incluso principal referente del movimiento de los hombres por la igualdad. Muchos de quienes estamos implicados activamente en sus iniciativas lo hacemos ya desde otras posiciones y ámbitos. Se trata de entidades, colectivos o espacios donde la actividad principal no es ya una reflexión personal sobre la propia condición de género sino se ha ampliado y complementado con un activismo social que persigue incorporar más hombres a la construcción de una sociedad igualitaria. Además hay una incorporación bastante significativa de hombres jóvenes que han llegado a estos temas por otras vías, ya sea la de los estudios de género o de los espacios feministas de los movimientos sociales en los que la presencia de varones ha sido creciente desde el 15M.

Personalmente creo que la creciente politización del machismo como uno de los principales ejes de pensamiento reaccionario en Occidente y su evidente incidencia electoral va a poner más en evidencia la necesidad de que desde los feminismos haya un discurso dirigido específicamente a hombres..

JOAQUIM MONTANER, “Papás blogueros”, Sevilla.

Percepción: Menor número de grupos en activo vs Mayor presencia en redes.

Muchísimas dificultades para conectar con jóvenes. Sigo creyendo que quedamos lejos de conseguir masa crítica.

JOSÉ ÁNGEL LOZOYA, Foro de Hombres por la igualdad, Sevilla.

Que aguantemos pese a desaparición de las subvenciones me parece una buena señal.

Parece que tras articular un discurso que nos sirve de referencia al conjunto del los hombres por la igualdad (agenda común…) los grupos de reflexión autocrítica -pese a su indudable utilidad- van perdiendo actualidad si no combinan este quehacer con cierto activismo social

JUANJO COMPAIRÉ, Homes igualitaris (AHIGE Catalunya).

Observo un estancamiento en la creación de grupos de hombres en el sentido tradicional (grupos de autoconciencia, de reflexión personal). Surgen algunos –sobre todo ligados a iniciativas privadas de tipo sobre todo terapéutico (gestáltico especialmente o cercanas a lo mitopoético), con poca mirada de género y escasa acción social.

Creo que es importante que existan estos grupos y que el movimiento de hombres por la igualdad en su conjunto esté “tocado” por la necesidad de trabajo personal. Es lo que decimos en AHIGE, cuando afirmamos que cada hombre tiene pendiente una revolución en su interior. Pero no estoy seguro de que ésta sea la única vía de entrada al movimiento. Es una vía muy estrecha que haría que nuestro movimiento siempre fuera de minorías. Tenemos que abrirnos más, pero siempre teniendo en cuenta esta amenaza del poder, del ego de cada uno, todo aquello muy vinculado con la masculinidad de siempre que nos acompaña y que tenemos que intentar sacudírnosla.

Por el contrario, veo que aparecen también grupos de chicos jóvenes, muy concienciados y muy activos social y políticamente (aunque a menudo su activismo es de corto recorrido), muy alejados de los anteriores, con una dinámica radical, vinculada con el feminismo queer o radical y también con ideologías anticapitalistas, libertarias o antipatriarcales. A menudo se trata de grupos mixtos. Pero hemos sido testigos de quejas de mujeres feministas dentro de estos grupos, por acoso de sus compañeros varones. Cosa que demuestra la necesidad en ellos del trabajo personal. Pero también – esta es mi opinión- que es preciso que el pensamiento de estos grupos supere la dinámica de la “militancia “ y del enfrentamiento “anti-“ (simbólico este de clara raíz masculina tradicional).

Si me preocupa que los primeros no se proyecten socialmente, también que los segundos no hagan reflexión personal y revisen su simbólico. Es, pues, importante, que el histórico movimiento de hombres por la igualdad sepa crear complicidades entre los grupos terapéuticos, pero sobre todo con los grupos de jóvenes radicales.

JULIÁN FERNÁNDEZ DE QUERO, sexólogo, impulsor de SEXPOL,, AHIGE- Castilla La Mancha

Reconozco que no tengo información precisa de cómo están actualmente los grupos de hombres y en varias ocasiones he pedido que sería necesario que alguien (una comisión o un compañero) se encargara de tener un control del tema y un seguimiento de su devenir y un fomento de los mismos y que periódicamente informara de la situación de los mismos. La idea que tenía hace unos diez años era de que habían crecido mucho por todo el Estado y que funcionaban muy bien. Actualmente, por comentarios de los compañeros en la lista de socios, la impresión que tengo es que han ido a peor y que la situación está estancada. Mi referencia más directa que es Ahige-Madrid es de que el Grupo originario “Besana” se sigue manteniendo, pero, ante el crecimiento importante de Ahige-Madrid se han planteado en varias ocasiones crear nuevos grupos (incluso compañeros que se han ofrecido para hacer de introductores) pero no han prosperado y siguen con un grupo, desconozco las razones. Sigo pensando que Ahige debería preocuparse más por el devenir de estos grupos que son la base de nuestra concepción ideológica de la Asociación. Si no trabajamos lo personal, cojeamos en lo social.

MANUEL BUENDÍA, AHIGE Andalucía.

Mal. No veo mucha ilusión por trabajar en grupos de hombres.

MIGUEL LÁZARO, AHIGE Madrid.

Creo que debemos expandir los grupos de hombres. Animar a que se formen más o programarlos, o incluso hacer campañas para que se formen. Con toda la importancia que damos a los grupos parece que se crean por el interés personal de algunos compañeros, y creo que se podrían animar desde AHIGE. A veces supongo que preferimos quedarnos en la zona de confort del grupo ya conocido y amado, pero creo que se podría incentivar la promoción de grupos de hombres. Hay otros psicólogos o coaches que trabajan con grupos de hombres. ¿Por qué no conocerles también? Compartir experiencia. 

PACO ABRIL, Homes Igualitaris (AHIGE Catalunya).

La verdad es que no veo mucha diferencia con respecto a otros años. Desgraciadamente los grupos de hombres han sido y siguen siendo espacios minoritarios donde algunos hombres reflexionan sobre los privilegios y costes de las masculinidades. Son grupos que nacen, crecen y mueren. Algunos, además de la revisión personal desde una perspectiva feminista, adquieren un rol social y político que les hace participar públicamente en la denuncia de la desigualdad y la violencia de género. Esto les hace más visibles. Otros, sin embargo, prefieren permanecer en un segundo plano y realizar un trabajo más personal que tendrá consecuencias en su vida cotidiana.

Tampoco veo mucha diferencia en cómo surgen estos grupos actualmente, con respecto a iniciativas pasadas. La mayoría aparecen de forma espontánea, gracias al empuje de algunos hombres vinculados directa o indirectamente con el feminismo, que consiguen arrastrar a otros hombres con las mismas inquietudes. Quizás actualmente se den más grupos de hombres que comparten otros espacios sociales y que se dan cuentan (o son alertados) de la necesidad de un trabajo de cuestionamiento y revisión personal. Por ejemplo, grupos de hombres que son padres y coinciden en la escuela, o hombres que militan en partidos o movimientos sociales, vecinales, cooperativas de consumo, estudiantes universitarios, etc. También están apareciendo grupos promovidos y dinamizados externamente y como consecuencia de situaciones de crisis: hombres desempleados, migrantes, perpetradores de violencia, etc.

Creo que esto va a seguir así, aparecerán diversos tipos de grupos, mientras haya hombres que tengan la necesidad de revisarse y encuentren a otros hombres y los espacios adecuados. O bien como consecuencia de propuestas externas.

Quizá el reto, la dificultad o el avance futuro consista en articular a estos grupos, al menos los más cercanos a la perspectiva feminista y conseguir que alimenten las asociaciones y grupos sociales de hombres por la igualdad o movimientos feministas. El cuestionamiento de los privilegios de la masculinidad a través del trabajo personal es un primer paso que lleva al desarrollo de identidades masculinas alternativas, igualitarias y no violentas en la vida cotidiana. Es bueno para la sociedad que estos modelos alternativos se visibilicen, se muestren y articulen un movimiento de transformación social.

.