Editorial enero 2017: ¡Permisos iguales e intransferibles ya!

Febrero 3, 2017

EL PERMISO DE PATERNIDAD DE CUATRO SEMANAS, DEMAGÓGICO E INSUFICIENTE.

Comenzamos el nuevo año 2017 con una noticia que publican todos los medios de comunicación: “El gobierno de España, del Partido Popular, ha pactado con Ciudadanos la ampliación del permiso de paternidad a 4 semanas”.

Desde AHIGE coincidimos con el análisis que hace la Plataforma por los Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPIINA), de la cual formamos parte: La ampliación del permiso de paternidad a 4 semanas es totalmente insuficiente, aparte de ser una promesa de hace 6 años del presidente Zapatero. Promesa incumplida reiteradamente año tras año. Nada nuevo creado por los partidos actuales que se pelean entre ellos para ver quién es el autor. Aparte de todo ese teatro mal hecho y patético, consideramos que en el momento actual político, social y económico se puede planificar tranquilamente el equiparar los permisos de ambos progenitores para cuidar criaturas de forma igualitaria e intransferible (cuando hablamos de ambos progenitores nos referimos tanto para parejas heterosexuales como homosexuales), para así poder ejercer las paternidades de forma corresponsable desde el primer día del nacimiento o adopción de las criaturas. De esta forma, las criaturas podrán ser más y mejor cuidadas por ambos progenitores, los hombres nos podríamos implicar en la paternidad de forma corresponsablemente plena desde el inicio y las mujeres no sufrirían tanta discriminación laboral, además de acabar con la discriminación en la nomenclatura.

Creemos que, gracias al trabajo realizado por la PPIINA desde hace años, a la coherencia del discurso igualitario-feminista y a la coincidencia de todo ello en un momento actual de “ola mediática” sobre los permisos de paternidad equiparados e intransferibles, este mensaje está calando socialmente. De hecho, celebramos y apoyamos la proposición de ley que ha presentado el grupo parlamentario de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados. Nos alegramos mucho por todo ello pero, a la vez, también consideramos que la cosa no acaba aquí. Además de querer cambiar las leyes y equiparar los permisos vigilando que no haya retrocesos, también queremos que vaya calando cada vez más la cultura del cuidado entre los hombres. Consideramos que gran parte de los hombres aún no consideran importante dedicar tiempo a cuidar ni a cuidarse y, que en la inmensa mayoría de parejas de nuestra sociedad, las responsabilidades no se ejercen de forma corresponsable. Los datos son contundentes: las mujeres dedican al hogar y la familia un 45% más de tiempo que los hombres, las excedencias laborales por cuidados de menores son casi exclusivamente solicitadas por mujeres (94,5%), similar a las de cuidado de otros familiares (93%), o la reducción de jornada laboral por cuidado de menores (93%).


Gracias al trabajo realizado por la PPIINA desde hace años, a la coherencia del discurso igualitario-feminista y a la coincidencia de todo ello en un momento actual de “ola mediática” sobre los permisos de paternidad equiparados e intransferibles, este mensaje está calando socialmente. Pero además de querer cambiar las leyes y equiparar los permisos vigilando que no haya retrocesos, también queremos que vaya calando cada vez más la cultura del cuidado entre los hombres.


Estamos convencidos de que los permisos iguales -tal y como los propone la PPIINA- serían un primer gran paso hacia una mayor corresponsabilidad en los cuidados, en las dedicaciones y en los usos del tiempo. Una vez obtengamos los permisos iguales tendríamos que exigir de la misma forma que los padres cuidáramos de las criaturas una vez la madre finalizara su permiso. Sin duda, ello provocaría que los hombres nos hiciéramos cargo de los cuidados de forma individual y colectiva cuidando las criaturas más allá de las primeras 32 semanas (7 meses y medio), rompiendo así el esquema tradicional y clásico de hombre-ganador del salario y mujer-cuidadora de la familia.

Con este esquema equitativo desde el inicio y con el transcurso de los primeros cuidados también promoveríamos que las responsabilidades y los tiempos fueran compartidos de forma igualitaria, no sólo para acabar con las discriminación y presión social hacia las mujeres y el cambio de transformación hacia los cuidados de los hombres, sino también para poder cuidar más y mejor a las criaturas, contribuyendo a cambiar las relaciones entre los sexos en futuras generaciones.


Con este esquema equitativo desde el inicio también promoveríamos que las responsabilidades y los tiempos fueran compartidos de forma igualitaria, no sólo para acabar con las discriminación y presión social hacia las mujeres y el cambio de transformación hacia los cuidados de los hombres, sino también para poder cuidar más y mejor a las criaturas, contribuyendo a cambiar las relaciones entre los sexos en futuras generaciones. Por todo ello los hombres igualitarios de AHIGE queremos lanzar una campaña mediática para celebrar el 19 de marzo (“día del padre igualitario”) reclamando los permisos iguales.


Por todo ello los hombres igualitarios de AHIGE queremos lanzar una campaña mediática para celebrar el 19 de marzo (“día del padre igualitario”) reclamando los permisos iguales, para poder avanzar en paternidades corresponsables, para transformar nuestros países, nuestras sociedades, hacia una mayor libertad, solidaridad e igualdad, para que los padres asumamos nuestras responsabilidades, para que las madres (o los segundos progenitores) no sean discriminadas y para que las criaturas sean mejor cuidadas. Con ello todas y todos saldremos ganando. Porque como decimos en AHIGE, “ganamos con el cambio, ganamos con la igualdad”.

Un comentario

  • julian Marzo 1, 2017en8:32 am

    Totalmente de acuerdo con la editorial y con la propuesta de la PPIINA. Solo una cuestión de estilo. Si los bocadillos tienen la función de destacar determinadas frases del texto, deberían ir con una letra más grande y en negrita que resaltara sobre el resto del texto. Poner los bocadillos con una letra más pequeña y en color, los difumina y dejan de cumplir su función. Es mi opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *