La Niebla

Sí. Como cada año, a primeros de diciembre, se desliza entre nosotros una especie de bruma invisible, como si fuese un hechizo que periódicamente queda anclado en nuestro inconsciente colectivo. Y ojo, que nos atrapa y nos prende en una espiral de rituales llenos de gestos, muecas, manías, consumos, acciones e histrionismos varios que acaban en la noche de reyes. Es La Niebla.